jueves, 30 de octubre de 2014

La Tregua de los Langeeraak-Dumont

La magia no puede salvar un matrimonio, es cierto. Ni con todo su talento de mago Jason había podido hacer que las cosas marcharan bien entre él y Reneé, cualquier cosa era motivo de enojo para ella. Una de esas cosas eran las fiestas de Jason. Reneé simplemente no las soportaba, las hallaba aburridas, y los amigos de Jason le crispaban los nervios.

Cada vez que Jason hacía una de sus fiestas, Reneé se ponía de mal humor. Apenas si les dirigía la palabra a los invitados y prefería aislarse en un rincón lo más alejado posible, mientras Jason se refugiaba en el bar, para no lidiar con la mala actitud de su esposa. Estas reuniones casi siempre acababan en largas peleas por los motivos más tontos. Uno de los pretextos favoritos de Reneé era que a Jason 'le gustaba demasiado la bebida'.


"¿No crees que ya has bebido demasiado, querido?"
"Sólo he tomado dos copas, y por favor no hagas un escándalo frente a nuestros invitados".
"Querrás decir tus invitados, porque amigos míos no son. Además, no creo que les importe, están muy ocupados tomando por asalto el bufette e invadiendo mi piscina".
"No critiques a mis amigos. Yo no critico a los tuyos, los pocos que te quedan, claro".
Y así inició la pelea. Jason acusó a Reneé de ser una diva, ella se ofendió y respondió con más insultos... Pero como de costumbre, el pleito terminabó en una muy dulce reconciliación.


 "Perdóname cariño, no volveré a implicar que tu madre parece una Llama."
"Y yo no te acusaré de ser una diva nunca más".
Aquella relación era como una montaña rusa, altas y bajas todo el tiempo. Pelea, reconciliación... y el ciclo volvía a comenzar. Josie estaba acostumbrada, sus padres reñían todo el tiempo para luego hacer las paces. ¿Hasta cuándo duraría esa relación amor/odio? Ojalá durara todo el verano, eso haría más disfrutable su tiempo en casa lejos de la escuela. ¡Vaya problema ser hija de dos celebridades!


El deseo de Josie casi se cumplió. Al menos por unos días, las cosas entre Jason y Reneé marcharon bien. Salían juntos a sus respectivos shows, compartían la limosina, no se separaban para nada, ni siquiera para las sesiones de firma de autógrafos. El problema surgió cuando justo por aquellos días, Reneé se dio cuenta que Jason recibía más atención de los fans que ella. ¿El Sorprendente Jason, un 'simple mago' recibía más atención que ella, Reneé Dumont, la super estrella del canto?


Esto desencadenó de nuevo los celos profesionales de Reneé. No lo podía evitar, amaba a Jason sí, pero le irritaba sobremanera que él recibiera más atención que ella, o que le diera la suya a otros, aunque fuera sólo por momentos. Como la diva que era, Reneé necesitaba tener todos los ojos en ella, pero especialmente los de Jason. Siempre había tenido un carácter infantil y difícil, el cual empeoró con la crisis de la mediana edad. A Jason dicha crisis no lo había afectado en lo más mínimo, pero tenía que sufrir con los cambios bruscos de humor y los celos de su esposa.


De pronto, a finales del verano, un acontecimiento inesperado salvó a los Langeeraak de una inminente separación: Reneé descubrió que estaba embarazada, justo cuando  pensaba que Josie sería por siempre su única hija. ¡Y en plena mediana edad! La noticia le cayó como balde de agua fría. "¿Embarazada? No puede ser. Ahora sí mi carrera se irá a pique, y todo por mi tonta reconciliación con Jason..." Reneé sintió que estaba acabada, pero nada pudo hacer al respecto, excepto darle la noticia al 'culpable' de todo esto: Jason.
- Mi amor, te tengo una noticia. Te recomiendo que te sientes y lo tomes con calma...

 
 

Jason no sólo lo tomó con calma, sino que se puso feliz. Los Langeeraak siempre habían tendio familias numerosas, ¿por qué él no? A Reneé esto no le hizo gracia. Después de reprocharle que 'por su culpa' ella estaba en esta situación, le dejó claro que no serían una 'familia numerosa' y que este sería su último bebé porque 'ya no tenían edad para estas cosas'. Jason no quería disgustarla en su estado así que no discutió. A pesar de las protestas iniciales de Reneé, su embarazo trajo la paz y significió una especia de tregua entre ella y Jason, lo cual alegró sobremanera a Josie. "Voy a tener un hermano, qué emoción. Lo mejor de todo es que mis padres dejarán de pelear."  Y así fue en un principio, pero tristemente, la tregua de los Langeeraak no duró mucho.

1 comentario:

  1. madre mía, siempre he pensando como no te lías con esta mega-hiper-ultra-gigantesca historia, ¿te das cuenta que tu historia es equivalente a la de 100 años de Soledad?

    ResponderEliminar