lunes, 1 de septiembre de 2014

Velada con los Huan


Los padres de Kay acababan de estrenar casa y deseaban que Kay viniera a conocerla. Kay decidió aprovechar la ocasión para hablarles de su noviazgo con Aaron y de sus planes de boda. Al llegar fue Gan, su padre, quien los recibió algo sorprendido de ver a Aaron ahí, pero amable como siempre. A Kay no le preocupaba tanto la reacción de su papá como la de Elisa. ¿Qué diría su madre cuando se enterara que era novia de Aaron? Elisa ni se lo imaginaba, se hallaba muy tranquila en la cocina preparando un delicioso platillo de verduras Teppanyaki para la cena. Pero antes de sentarse todos a la mesa, Kay le dijo a su madre que tenía algo de qué hablarle y que luego le presentaría a su misterioso novio. Kay se encontraba algo nerviosa pero confiada, ya que Elisa, aún cuando no estuviera de acuerdo, no podía prohibirle que se casara con Aaron. Primero, porque el parentesco entre ellos era mucho más lejano; segundo, porque Kay era mayor de edad y tenía derecho a tomar sus propias decisiones; tercero y más importante: seguramente Elisa comprendería cómo se sentía Kay, pues alguna vez había estado en una situación igual.
 

 Así, antes de iniciar la cena, Kay le dijo a su madre quién era el joven que esperaba afuera con su padre. Elisa quedó impactada. El novio de su hija era nada menos que Aaron Wassem, el hijo de Khaled, su amor imposible de la juventud, quien además era su tío abuelo. El amor de Khaled y Elisa no había podido ser debido a la oposición de la familia y ambos habían tenido que conformarse con algo platónico por temor a enfrentarla. Un episodio bastante doloroso de su vida. ¿Y ahora su hija estaba en la misma situación? No pudo evitar enfadarse de momento: "Dime Kay ¿por qué Aaron? Creí haberte pedido alguna vez que no fueras a enamorarte de él. Cualquiera menos él ¿lo recuerdas?". "Sí, mamá, lo recuerdo bien, pero lo siento, no lo pude evitar." 

 

 Gan no ignoraba la historia de su esposa y Khaled Wassem y siempre había sido comprensivo con ella al respecto. Sabía que 'lo que no es en tu año no es en tu daño', o mejor dicho aquel romance, además de haber sido imposible, ya estaba en el pasado. El corazón de Elisa ahora sin duda le pertenecía. En cuanto a Aaron, se veía a leguas que era un buen muchacho. Además, había congeniado con él al instante. Cuando Elisa pudo mirar más de cerca a Aaron, no le sorprendió que fuera tan guapo, su padre también lo era. Pero el parecido entre ellos no era mucho, Aaron se parecía más al abuelo Farid, su medio tío. Elisa lo había visto una o dos veces de lejos, cuando apenas era un niño. ¡Qué rápido pasaba el tiempo... y la vida! Kay contuvo la respiración mientras su madre miraba fijamente a Aaron. Por unos instantes pareció haberse quedado muda, pero finalmente recuperó el habla. "Hola, Aaron, bienvenido a la familia".  "Gracias, señora Huan", respondió Aaron. Kay respiró aliviada y Gan también: "Ahora sí, por fin todos podremos cenar, qué alegría".


 Después de la cena, Gan notó cierta preocupación en Elisa. Seguro que los recuerdos la habían tomado por sorpresa, pero como siempre él le brindó su apoyo incondicional. Supuso que lo necesitaría necesitaría, sobre todo el día de la boda cuando tuvieran que reunirse con los padres de Aaron. No iba a ser fácil para Elisa encontrarse frente a frente con Khaled Wassem. Para Gan no sería problema, ya que él y Khaled trabajaban juntos casi hombro con hombro en la Escuela Primaria de Hidden Springs. ¡De hecho Gan era el jefe de Khaled! Jamás habían tenido un conflicto, o algún altercado, mucho menos por algo del pasado. Elisa en cambio, aunque estaba muy segura de su amor por Gan y de sus más de 20 años de feliz matrimonio, había evitado en lo posible encontrarse frente a frente con Khaled durante todos esos años. Ni ella misma sabía cómo reaccionaría al tenerlo cerca. Una cosa era cierta, tenía que apoyar a su hija pasara lo que pasara, así que, ella y Gan ofrecieron su nueva casa para que ahí se celebrara la boda.

 
Elisa y Kay se despidieron con un gran abrazo. 
"Que sean muy felices Kay".
"Gracias, mamá".
 Gan también se despidió cariñosamente de su hija.
 "Sé feliz, hija y no te preocupes por nada más."
 "Gracias, papá. Los amo a los dos". 
 "Y nosotros a ti".
 
 

 Elisa también se despidió de Aaron con un abrazo. Gan a su vez se despidió muy amablemente. Era un hecho, Aaron había sido aceptado en la familia al igual que Kay había sido aceptada en la de él. Ahora sólo faltaba que se llevara a cabo la boda. Habría que comenzar por las invitaciones, las cuales serían muchas ya que Elisa y Huan tenían amistades por todo Hidden Springs, sin contar con su extensa familia: Los Goth, los Kamel, los Langeeraak, etc. En fin, sería una celebración por todo lo alto. Se casaba la segunda hija de los Huan, eso significaba una gran alegría, pero significaba también que se quedarían solos. A Gan y a Elisa no les quedó más que desear que sus hijas fueran inmensamente felices en sus matrimonios, y que en el futuro, tanto Kay como Gwyneth los visitaran seguido. ¡Y los llenaran de nietos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario