lunes, 1 de septiembre de 2014

Cena con los Wassem

 
 

Llegó la esperada noche de cenar en la casa de Khaled y Nabila Wassem, los padres de Aaron. Tanto Nabila como Khaled son originarios de Egipto. Khaled es medio hermano de Farid, el bisabuelo de Kay y fundador de la dinastía Kamel; conoció a Nabila en sus tiempos de explorador durante uno de sus viajes a Egipto. Después de retirarse se unió a la carrera de la Educación y actualmente es maestro de Historia y Geografía en la Escuela Local. Nabila se dedicó a la carrera de Cocina y ahora es Chef de 5 Estrellas. Esa noche, desde antes de su llegada, Aaron les comunicó a Khaled y a Nabila que él y Kay estaban comprometidos en matrimonio. La noticia de la próxima boda fue una verdadera sorpresa, especialmente para Khaled, ya que muchos años atrás él estuvo enamorado de Elisa, la madre de Kay.

 
 
  
Nabila no pudo quedarse toda la cena pues tenía que irse a trabajar, incluso salió corriendo ya que se le estaba haciendo tarde. Kay y Aaron se quedaron en la mesa con Khaled, hablando de sus planes de boda. Khaled intentaba poner atención a lo que ambos le decían, pero aún seguía impactado por la noticia y más impactado aún por el parecido de Kay con su madre. Lo suyo con Elisa Huan no había podido ser porque eran parientes -aunque lejanos- y la familia entera había desaprobado su relación. Aaron y Kay también eran parientes pero afortunadamente mucho más lejanos, y siendo ya tiempos más modernos, Khaled y Nabila habían puesto ninguna objeción. Claro, aún faltaba conocer la opinión de los padres de Kay, especialmente de Elisa. Por cierto, Khaled se preguntaba qué opinaría ella cuando se enterara de esto. Kay por su parte, se hallaba agradablemente impresionada con sus suegros, quienes le parecieron adorables; y con su casa, una auténtica mansión decorada al más puro y bello estilo egipcio. El hecho de que los padres de Aaron fuesen extranjeros no le pareció raro, ya que su padre también era originario de otro país. Y su bisabuelo, para empezar, también había llegado desde el lejano Egipto hasta su nuevo hogar, Hidden Springs.
 

Después de la cena, Khaled pidió hablar a solas con Aaron y ahí le explicó todo sobre su pasado con Elisa Huan, la madre de Kay. Aaron ya sabía algunas cosas que Kay le había contado así que lo tomó con calma, pues sabía de antemano que el parentesco entre él y su novia no era directo (Aaron vendría siendo algo así como el 'medio' tío abuelo de Kay). A fin de cuentas, Khaled felicitó a su hijo por su compromiso con Kay, ya que la consideraba no sólo bonita sino también inteligente y muy buena persona. Además, en el fondo le alegraba que lo que no había sido posible entre él y Elisa, pudiera realizarse en una nueva generación. Mientras Aaron y su padre hablaban, Kay se entretuvo admirando una vez más la bella decoración de la casa y jugando con Sheba, la mascota de los Wassem.

 
Casi a la medianoche, Aaron se retiró de la casa paterna feliz y satisfecho. A veces extrañaba todo aquello y consideraba volver a vivir con sus padres, pero la perspectiva de tener su propio hogar con Kay lo ilusionaba más que cualquier otra cosa. Kay a su vez salió encantada. La casa de los Wassem era hermosa y acogedora; la comida había sido excelente y el padre de Aaron era un amor. Ahora ahora entendía por qué su madre había estado tan enamorada de él, y de quién había heredado Aaron su buen carácter. En cuanto a Nabila, no había tenido tiempo de conocerla bien, pero esperaba verla más seguido después de la boda y poder llegar a ser su amiga. En resumen, tanto Kay como Aaron, y desde luego Khaled, podían decir sin temor a equivocarse que aquella había sido una velada inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario