miércoles, 4 de marzo de 2015

Los Wassem de Hidden Springs

Y ya que hablamos de la rama de los Kamel de Hidden Springs, veamos que ha pasado con los Wassem, una de mis familias favoritas y más queridas de Los Sims.


Kay es hija de Elisa Goth y el profesor Gan Huan; y nieta de Mortimer y Myra Goth. Tras graduarse en la carrera de Ciencias en la Universidad,  Kay se casó con Aaron Wassem, medio hermano de Farid Kamel (aunque mucho más joven que él, por lo cual lo considero dentro de la tercera generación). Ya he narrado la historia de ambos en mis Memorias de la Uni.


Kay y Aaron, celebrando el cumpleaños de su primera hija, Kristina.


Kristina se convirtió en infante.


Kay disfrutando unos minutos más en compañía de Kristina, antes de irse al trabajo.


Aaron, trabajando en su huerto después de la fiesta, mientras Dakota la mascota de la familia, juega con el rociador.


Por la noche Aaron y Kay procedieron a intentar darle un hermanito a Kristina. Tras dicho intento -al parecer exitoso- Aaron se sintió algo hambriento, así que fue por otra rebanada de pastel. Kay se fue directo a dormir. No quería comer nada que la hiciera sentir náuseas por la mañana en caso de resultar embarazada.


A los pocos días, efectivamente, Kay confirmó que iba a ser mamá y se lo comunicó a Aaron. Él se puso tan contento que jugó con Kristina mucho más que de costumbre. Kristina nunca se divirtió tanto con su papá como aquella mañana.


Kay no tenía dudas de que Aaron era un gran padre.


Un típico amanecer en Hidden Springs...


Muy temprano, Aaron sale rumbo al supermercado a vender sus productos.


Por la noche, atiende su huerto. Con gran amor y cuidado, se ocupa de cada planta hasta que todas se encuentran perfectamente bien.


Durante todo el embarazo de Kay, Aaron le ayudó a cuidar de Kristina, especialmente por las noches.


Kristina no puede dormir si antes no le leen un poco. "Está bien, está bien, vamos a leer." 


Aaron procedió a leerle su cuento favorito, uno de la serie de Jimmy Sprocket. Pero Kristina no alcanzó a escuchar el final de la historia. "Wow, eso fue rápido. Ok, buenas noches, dulzura".


La mañana siguiente fue algo lluviosa, aún así Aaron salió a jugar con Dakota pues notó que se sentía sola.


El juego no duró mucho ya que Kay anunció que el bebé iba a nacer. Aaron, Kay y Kristina tuvieron que correr al hospital en medio del aguacero. 


Llegaron a tiempo al hospital. ¡Fue un niño! Lo llamaron Nathan.


Al salir, horas después, continuaba lloviendo a cántaros y Nathan no paraba de llorar, pues se hallaba muy hambriento.


Por suerte llegaron a casa rápido y Nathan pudo comer. Luego fue instalado cómodamente en su cuna y todos los demás por fin pudieron descansar un poco. ¡Vaya día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario