jueves, 12 de febrero de 2015

Marilyn se muda a Bridgeport

Como mencionamos antes, la menor de las hermanas Langeeraak, Marilyn, se mudó a Bridgeport junto con su novio Jeffery Dean, ya que deseaba seguir la carrera de Actriz de Cine.


Tras la primera noche en el nuevo departamento en la punta de un rascacielos de la gran ciudad, Marilyn y Jeffrey se prepararon para asistir a su primer día de trabajo.


Marilyn se inició como Extra de Fondo en los Estudios Plumbob.


Jeffery inició su carrera de Medicina como potencial Donador en el Hospital del Bazo Sagrado. 


Ambos tardaron un poco en adaptarse. Bridgeport no se parecía en nada al soleado Starlight Shores. Era una ciudad enorme, hacía mucho frío, había un tráfico infernal y, como era pleno invierno, pocas veces salía el sol, el viento se sentía helado y la mayor parte del tiempo nevaba a más no poder. Aún así, tanto Jeff como Marilyn asistían todos los días a sus trabajos con gran entusiasmo.


Por la noche, de vuelta en casa, generalmente ambos estaban exhaustos. 


Pero aún con el cansancio de un arduo día de labores, siempre había tiempo para el romance. Marilyn y Jeff no estaban casados todavía, pero ya estaban planeando la boda, la cual pensaban celebrar en Starlight Shores para invitar a toda la familia. Claro, tendrían que avanzar un poco más en sus carreras para poder tomar unas breves vacaciones.  


A los pocos días, se mudaron a otro apartamento para poder estar más cerca de sus lugares de trabajo. Pero vaya que eran ruidosos sus nuevos vecinos, no eran ni las seis de la mañana y la música sonaba a todo volumen. Al parecer eran muy madrugadores. ¿O quizás no habían dormido? Una cosa era cierta, tanto Jeff como Marilyn extrañaban las pacíficas noches de la Uni.


Pero Bridgeport también tenía su lado bueno y que eran los fines de semana, durante los cuales Marilyn y Jeff salían por la noche a disfrutar en grande de las discotecas, los clubes y los centros nocturnos.


Uno de sus favoritos era el Club Deportivo, donde a veces cenaban, bailaban y jugaban hasta altas horas de la madrugada.


Poco a poco ambos aprendieron a disfrutar la agitada vida del puerto y después de unos meses hasta se acostumbraron a dormir con todo y el ruido de sus fiesteros vecinos.


La vida no es tan mala en Bridgeport para Jeff y Marilyn, sus carreras van viento en popa, y cuando no están demasiado ocupados, se divierten en grande, hacen amistades y hasta visitan de vez en cuando a algunos familiares de Marilyn que viven ahí. Así es como transcurre hasta ahora la vida de la menor de las hermanas Langeeraak-Cho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario