lunes, 10 de noviembre de 2014

Fiesta en Dragon Valley

Memorias del 13 de Julio de 2013

En Dragon Valley la vida también continuó su marcha. Winston y Tristan, los chicos Goth-Luck ya eran adolescentes y pronto, al igual que su prima Josie de Sunset Valley, tendrían que asistir a la Universidad.


Para eso se preparaban ya, haciendo sus tareas escolares y estudiando arduamente. Pero antes, Winston quería despedirse de Dragon Valley y en general de su vida de adolescentes. La oportunidad para ellos se presentó cuando sus padres decidieron irse de vacaciones, dejándolos a cargo de la casa ya que los consideraban lo suficientemente responsables. El primer día sin sus padres, Winston se dedicó sólo a estudiar para la Universidad y a arreglar los desastres de Bonehilda en la cocina, pero después de la primera noche se le ocurrió la gran idea de hacer una fiesta e invitar a todos sus amigos.

  
 

A Tristan también le pareció una gran idea y en pocos minutos organizaron todo, llamaron a sus amigos de la preparatoria y la fiesta se armó en grande en casa de los Goth-Luck. Si sus padres hubieran estado ahí no les hubiera hecho nada de gracia todo aquel ruido. Pero afortunadamente para los gemelos, Wylie y Sabrina se encontraban muy, muy lejos de ahí, en Champs LeSims ¿o era en Al Simhara? Donde fuera, el caso era que acá en Dragon Valley, ellos se estaban divirtiendo mucho.


   Durante la reunión no faltó la clásica partida de ajedrez. Winston y Tristan retaron a su amigo Corren, quien resultó ser un experto y venció a los 'invencibles' gemelos, quienes tuvieron que aceptar su derrota. Tras el ajedrez siguió la cena y luego el baile, todos se veían encantados, excepto Fiona, quien se disgustó porque Riordan se había puesto a bailar con Zoe, así que se consoló bailando con Tristan. Pero Riordan bailó tanto que quedó exhausto y cayó dormido sobre la alfombra, así que Zoe tuvo que sacar a bailar a Corren. El aceptó aunque se notaba algo tenso ya que no era muy sociable.

 
La diversión se prolongó más allá de la medianoche, Winston y Tristan estaban agotados, sobre todo Winston, que es el más dormilón de los dos. Hasta tuvo que encerrarse en el baño para refrescarse un poco, pues sentía que se desmayaría de sueño y sus amigos no parecían ir a marcharse pronto. Para colmo, los gemelos recibieron una llamada de sus padres, para avisarles que habían concluido sus vacaciones y venían en camino. ¡Sabrina y Wylie estarían en casa en unas horas! De inmediato, Tristan tomó cartas en el asunto y con una disculpa despidió a sus invitados. Fiona quedó muy descepcionada. "Debí sospechar que estos niños Luck eran unos aburridos", dijo Fiona en voz muy alta. A Winston no le gustó nada el comentario. "Vaya, pero qué grosera. Ojalá se vaya pronto".


Todos los demás ya estaban afuera, Fiona fue la última en salir.  
- Adiós, Tristan. La mini-fiestecita no estuvo tan mal. A ver si para la próxima organizan una de verdad. Despídeme de tu hermano el dormilón.
- Sí claro, claro. Adiós -. Al fin se fue Fiona. Sus comentarios incomodaron a Tristan. ¿Por qué no le había gustado la fiesta? Todos los demás se veían tan contentos... Bueno, de todas formas pronto estarían lejos de Dragon Valley, y quizá las fiestas en la Universidad fueran mucho mejores. Por ahora, lo único que quería era dormir. Winston estaba aún más cansado que su hermano, pero recordó que no había hecho los deberes de la escuela y tuvo que quedarse despierto un rato más.


Bonhehilda tampoco pudo irse a descansar. Tuvo que quedarse limpiando el desastre que habían dejado los chicos, y los montones de hojas que se habían acumulado en el patio. Pero Bonehilda era tan eficiente, que cuando Wylie y Sabrina llegaron de su viaje, en las primeras horas de la mañana, la casa estaba impecable, como si ahí no hubiera pasado nada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario