martes, 4 de noviembre de 2014

El Truco del Sim Desaparecido


Cuando Jason no estaba en uno de sus shows, sorprendiendo a sus admiradores con nuevos trucos, se la pasaba en casa aprendiendo a preparar bebidas y, de paso, bebiéndoselas para tratar de olvidar su disgusto con Reneé el cual ya llevaba varios días, una semana para ser exactos.


El conflicto entre ambos desde luego no interfería con su trabajo. Dicen que 'el show debe continuar' así que una de esas noches, a petición de Jason, Reneé aceptó participar en el famoso truco de El Sim Desaparecido. La verdad, Reneé dudó un poco antes de entrar en la caja. Los problemas entre ella y Jason continuaban y, por lo que sabía, él seguía muy disgustado. ¿Qué tal si su intención era desaparecerla para siempre? Los minutos dentro de esa caja, fueron los más largos de su vida...


Por suerte, tras breves instantes de angustia -y de emoción por parte del público- Reneé apareció tras la puerta de la caja, sana y salva.
- Una de dos, o eres un pésimo mago o no puedes vivir sin mí.
- Tuviste suerte esta vez, eso es todo. Ahora calla y sonríe al público.
- Lo que tu digas, 'Sorprendente' Jason. Pero juro que no vuelvo a meterme en esa caja aunque me pagues.


El show de Jason fue todo un éxito pero al terminar la función Buster Clavell murió y todos ahí en el Rodeo Go Go presenciaron su partida. Lo único que quedó de él en el mundo de los vivos fue su fantasma. Qué pena, Buster había sido uno de los más asiduos admiradores de El Sorprendente Jason, nunca se había perdido una función y siempre estaba pidiéndole autógrafos. "Adiós, Buster. Te voy a extrañar amigo". La muerte de Buster hizo a Jason reflexionar sobre su propia vida, y en lo afortunado que era de tener con él a toda su familia.


Al llegar a casa, Reneé seguía disgustada por el susto con el truco de El Sim Desaparecido y se hallaba encerrada en la recámara. "Vaya suerte, primero la muerte de Buster empaña mi show, y ahora Reneé no me habla. Supongo que hoy también dormiré en el sofá". Alguno de los dos tenía que ceder, y ese alguien fue Jason. Dejando a un lado su orgullo, le envió un mensaje de texto a Reneé: "Perdóname por lo de El Sim Desaparecido. No fue mi intención asustarte". Reneé se alegró de que el mal humor de Jason llegara a su fin, pero por si las dudas decidió no salir de la recámara y Jason tuvo que conformarse. "Lo sabía, otra noche en el sofá".

No hay comentarios:

Publicar un comentario