miércoles, 1 de octubre de 2014

Un Suceso Extraordinario


Un nuevo amanecer llegó a Dragon Valley. Winston y Tristan se preparaban para ir a la escuela y Wylie a su trabajo. Este último ni siquiera pudo terminar su yogurt. Tuvo que salir corriendo, pues no quería causar una mala impresión llegando tarde en su primer día de trabajo.


Sabrina fue la única que se quedó en casa. Lo primero que hizo fue darse una ducha en la extraña regadera de su nueva casa. Luego se puso a trabajar en su novela. La tranquilidad que se respiraba en Dragon Valley le ayudó a inspirarse, pero la mañana voló y Wylie estaba a punto de salir del trabajo así que tuvo que dejar todo para bajar a la cocina y preparar la comida.


Lo primero que hizo Wylie al llegar a casa fue iniciar su nuevo huerto. Al entrar de nuevo en la casa descubrió algo en el corredor que no creía haber visto antes: un misterioso huevo verde, quizá demasiado grande para ser de un ave. Cuidadosamente lo tomó y lo depositó en su laboratorio para estudiarlo más tarde, pues ahora se encontraba exhausto. Además, como todos los lunes tenía pendiente una partida de dominó con la familia.

 Terminados los deberes, todos se sentaron a jugar dominó, pero Wylie estaba que se caía de sueño así que la partida no duró mucho, sin embargo, los pocos minutos de juego le sirvieron a Sabrina para subir su nivel de Lógica. Después todos se retiraron a dormir sin sospechar que en el laboratorio de Wylie un suceso extraordinario esperaba ser descubierto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario