jueves, 16 de octubre de 2014

Luna de Miel y una Gran Noticia


Memorias de los Langeeraak-Goth en Island Paradise
(29 de Junio de 2013)


Ya establecidos en Isla Paraíso, Alexandra y Cornell por fin pudieron disfrutar de una de Luna de Miel en forma. Para eso se hospedaron en uno de los más lujosos y prestigiados resorts de la isla, el Costa Verde, donde disfrutaron de una hermosa vista hacia el mar y de la deliciosa comida de su restaurant-bufette. Pero no todo el tiempo se lo pasaron en el hotel, también salieron a pasear para conocer el centro, las tiendas y la feria local.

 
 
 

Por supuesto no faltó la fotografía juntos para el recuerdo, la cual de inmediato enviaron a todos sus amigos y familiares por medio de las sim-redes sociales.


Pero nada es eterno y la luna de miel de los Langeeraak-Goth tampoco lo fue. Más temprano que tarde llegó el día de volver a sus respectivos empleos. Como el trabajo de Cornell empezaba a partir de las 3 de la tarde, él tenía la oportunidad de disfrutar de sus deportes acuáticos favoritos. Para Alexandra la cosa no era tan sencilla. Ella debía presentarse en la estación de Policía a partir de las 9 AM para el trabajo de oficina, y por la tarde llevar a cabo sus investigaciones. Algunos casos difíciles la mantenían ocupada hasta altas horas de la noche.


Después de pensarlo muy bien y discutir los pros y contras, los Langeeraak decidieron comprar su antigua casa-bote para usarla como vivienda adicional, al menos los fines de semana. Tener una casa flotante resultaba muy conveniente ya que no sólo servía para descansar, también podían trasladarse a casi cualquier parte, incluso anclar en un puerto cerca de sus trabajos para facilitar el transporte y llegar puntuales. Además, el simple hecho de tomar el timón hacía sentir a Cornell como un auténtico navegante de los siete mares.

 

Fue durante uno de esos fines de semana en la casa-bote que Alexandra y Cornell se enteraron de que iban a tener su primer bebé. Noticia bastante inesperada, pero al fin y al cabo una gran noticia que se apresuraron a comunicar a sus respectivas familias. Sin embargo, para Alexandra fue todo un shock. ¿Qué pasaría con su profesión de Investigadora ahora que iba a ser mamá? ¿Podría seguir trabajando al mismo ritmo? ¿Tendría que decir adiós a sus aspiraciones?

Romina Langeeraak nació una lluviosa tarde de Otoño en Island Paradise y con su llegada trajo un cambio radical en la vida de Cornell y Alexandra.  Fue tal la alegría de tenerla en sus brazos, que Alexandra se olvidó de sus temores. Ahora ya no sólo le interesaba su profesión; continuaría buscando el éxito pues sus ambiciones no habían cambiado, pero deseaba a la vez pasar el mayor tiempo posible con Romina. Cornell sentía exactamente lo mismo. Ahora ambos no sólo querían llegar a la cúspide de sus carreras, sino ser, además, los mejores padres del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario