miércoles, 29 de octubre de 2014

El Sorprendente Jason de Sunset Valley

Hidden Springs y Sunlit Tides no son las únicas ciudades donde pasan cosas, también en Sunset Valley. Ahí es donde vive Jason Langeeraak, mejor conocido como El Sorprendente Jason, uno de los magos más famosos formado en Starlight Shores. Jason es el hijo más joven de Layla Kamel y Parker Langeeraak, nieto de Farid y Kimberly, tío del célebre explorador Tony Langeeraak, y por lo tanto, parte importante de la famosa dinastía de los Kamel de Hidden Springs. 


La carrera de Jason despegó cuando aún vivía en Starlight Shores, que fue donde se formó como mago, pero una vez en la cumbre, decidió buscar fortuna en Sunset Valley, la tierra natal de su padre, Parker. Langeeraak es un apellido sumamente conocido y respetado en todo el valle.   


Jason no vino solo a Sunset Valley, con él vinieron su esposa, la también famosa cantante Reneé Dumont, y la única hija de ambos, Josephine, o Josie como ellos la llaman cariñosamente. Oh, por supuesto Merlín, la mascota de la familia también los acompañó.

 
 
 

Desde los primeros días en el valle, la vida profesional de Jason fue muy agitada, funciones de magia todos los días, en el parque, en el bar karaoke y en todos los teatros grandes y pequeños de la ciudad. Con tanto trabajo, éxitos y fiestas, Jason disponía de poco tiempo para estar en casa con la familia. Esto, más los celos profesionales de Reneé, fueron lo que, a la larga, hizo que su matrimonio comenzara a irse a pique.

 
 

 Ni Jason ni Reneé disponían de mucho tiempo para compartirlo con su hija, por cual la infancia de Josie fue bastante solitaria, aunque con algunos grandes momentos, especialmente junto a Jason, con quien siempre se identificó más. Aunque eran pocos, muy pocos los ratos que pasaban juntos, siempre fueron de lo más agradables, y para Josie, inolvidables.

 
 

 Por desgracia el tiempo pasa volando y la infancia de Josie se fue entre internados, veranos con su padre en Sunset Valley; discusiones con Reneé y la constante tristeza de ver cómo se desmoronaba el matrimonio de sus padres. En medio de todo, Josie se mantuvo muy unida a Jason. Al igual que en su infancia, también en la adolescencia compartió gratos momentos con él, como la noche que le enseñó a conducir, después de una de sus funciones de magia. Fue una noche memorable y muy divertida para ambos.

 
 

Al igual que su hija, Jason también se hallaba muy solo a veces. Aún con toda la fama, el éxito y el dinero de los que disfrutaba, se depimía sobremanera al ver cómo crecía la distancia entre él y Reneé. Todo parecía indicar que su matrimonio estaba llegando a su fin. Pero Jason no se rendiría, intentaría rescatarlo a como diera lugar, pues no quería que Josie sufriera con divorcio. Después de todo, un Langeeraak jamás abandonaba a su familia y Jason no sería la excepción. Si tan sólo la magia  sirviera para salvar un matrimonio...

No hay comentarios:

Publicar un comentario