miércoles, 24 de septiembre de 2014

Un Típico Lunes por la Mañana


Lunes por la mañana, Sabrina se despertó muy temprano, como siempre, para escribir, así podría terminar más rápido su novela. Pero a los cinco minutos, ya estaba discutiendo con Wylie -también como siempre-. Para Winston ya es una vieja rutina oírlos pelear por cualquier cosa. No es que sus padres no se quieran, es sólo que ambos son demasiado temperamentales.
"Y aquí van, de nuevo a discutir. ¿Por qué los adultos discuten por todo?"


En fin, Winston estaba hambriento así que fue a la cocina por un bocadillo. Gracias al cielo por el pan con mermelada, una de las pocas cosas que Winston sabía preparar, y se dispuso a disfrutarlo mientras Tristan se ponía a repasar sus lecciones una vez más antes de salir rumbo a la escuela.


Wylie seguía nervioso después de la discusión con Sabrina. El lío había sido porque no había café en la cafetera y Wylie no podía irse al trabajo sin tomar una taza de café. Pero Sabrina se había concentrado tanto en su novela que no se había acordado de prepararlo y Wylie intentó hacerlo él mismo. Por desgracia, con todo y sus amplios conocimientos científicos, no resultó un experto en hacer café.
-Pero ¿qué demonios le pasa a esta cafetera? ¡¡Sabrinaaaa!
-Oh, no, otra vez Wylie y su cafetera. Y la semana apenas comienza....
Sabrina tuvo que interrumpir su trabajo para ir a arreglar el desperfecto. Wylie revivió en cuanto tomó su café. ¡Por fin! Ahora sí estaba listo para irse a trabajar.


Por fin, los niños Luck salieron rumbo a la escuela. Al llegar los sorprendió un aguacero. Suerte que Sabrina  siempre los obliga a llevarse los paraguas, pues la lluvia no parece ir a quitarse en muchas horas. ¡Es un típico Lunes por la mañana Hidden Springs! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario