miércoles, 2 de octubre de 2013

Dylan el Científico


13 de Marzo de 2013


Al día siguiente, para distraerse un poco de los problemas y de las largas horas de estudio, Dylan fue de visita al parque. Ahí se encontró una cacatúa de un especie que jamás había visto antes, al menos no en vivo.


Se entretuvo mucho jugando con ella y a la cacatúa pareció agradarle Dylan porque ya no se separó de él. Al poco rato ya eran amigos, así que Dylan decidió quedarse con ella. La llevaría consigo al dormitorio y luego a Aurora Skies, pero primero tendría que conseguirle una jaula.


Karen también visitó el parque, aunque no coincidió con Dylan, ya que ella se encontraba en otra área, presenciando la actuación de un aprendiz de Acróbata.


De regreso a casa, por el camino, encontró una semilla muy extraña.


Y pensó que una semilla así podría interesarle a Dylan para sus experimentos de ciencias, así que llegando a casa la puso en una caja con un moño y se la obsequió. Dylan quedó muy impresionado.  "Wow, para mí? Es increíble, Karen. Muchas gracias!"


Después, Karen se arregló de prisa y salió rumbo a una de las fiestas en el dormitorio de Los Nerds. Iba un poco triste porque Dylan había preferido no asistir, seguía algo estresado por el examen final ¿O sería que aún tenía dudas sobre reanudar oficialmente su relación?

 

 En fin. Durante la fiesta, Karen conoció más gente nueva, esta vez hizo amistad con el célebre Mahmoud Yavari, jefe del dormitorio, Nivel 10 en el grupo de Los Nerds.


Dylan se había quedado en casa con la intención de estudiar toda la noche, pero alguien llegó de visita...


Era Sharon, la sim planta que tanto Dylan había conocido en la reunión de bienvenida. Sharon se quedó a conversar un rato. Su compañía y la de su nueva cacatúa distrajeron a Dylan del estrés del próximo examen.


Dylan hizo reir a Sharon compartiendo con ella algunos de sus videos más graciosos. 


Y ella correspondió obsequiándole algunas hierbas.

Por desgracia no se quedó mucho tiempo. Sharon solía irse siempre así, de prisa, dejando a su paso una estela de flores.


Mientras tanto, Karen terminó aburriéndose en la fiesta de Paris.


Cuando regresó a casa, Dylan se había ido a dormir, pero ella no tenía sueño aún, así que se puso a practicar el ajedrez hasta que la venció el cansancio.


 Dylan se levantó antes del amanecer para cumplir un deseo: detonar una vieja computadora descompuesta, como parte de uno de sus experimentos científicos. 

 

Colocó la computadora sobre una mesa en el jardín, preparó la dinamita, encendió la mecha...


Y corrió al otro extremo mientras se inicia la cuenta. Cinco, cuatro, tres, dos, uno...


Ceroy... Ka-bum!

 Explosiones! Flamas! Bolas de Fuego! Quién necesita una computadora cuando hacerla explotar es mucho más divertido?


 Obviamente, después de la detonación se produjo un incendio. Dylan tenía que actuar rápido y apagarlo antes de que Karen se despertara y se asustara al ver las llamas.


Pero ya era tarde, Karen había escuchado la explosión y había acudido corriendo. No estaba asustada, sino muy disgustada, ya que el ruido de la detonación había interrumpido su sueño. Además, resultó que la computadora detonada era una que ella pensaba reparar para venderla y obtener algún dinero. Ahora eso sería imposible! "Pero Dylan, cómo pudiste destruir mi computadora!"


"Pensé que ya no servía. Lo siento en verdad, Karen".
Y ya qué. Karen no podría recuperar la computadora, pero al menos podía dormir unas cuantas horas más antes de ponerse a estudiar para los exámenes. Dylan por su parte, todavía tenía tiempo para otro experimento. No con detonadores, por supuesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario